COMO ELIMINAR LAS VERRUGAS CON AJO.

No image
0/5 No hay votos
Desarrollador
--
--

Reportar esta app

Descripción

Cómo eliminar las verrugas de forma natural con ajo

Las verrugas pueden ser un problema vergonzoso y molesto, sobre todo si otras personas pueden verlas. Son muy comunes y no son un problema grave de salud, a menos que persistan. Si ese es el caso, debes consultar con el médico para determinar la causa de las verrugas recurrentes. Sin embargo, si solo tienes una verruga normal, existen algunos remedios que puedes probar para hacer que desaparezca. Para eliminar las verrugas de forma natural con ajo, lava el área con agua y jabón, tritura un diente de ajo para liberar los jugos, aplica el ajo triturado directamente sobre la verruga y enrolla el área con una venda para que el jugo del ajo penetre; repite el procedimiento según sea necesario todos los días durante varias semanas.

Tratar las verrugas con ajo.

Haz una prueba en la piel. El ajo es un remedio casero excelente contra las verrugas comunes. El ajo fresco funciona mejor, pero también puedes usar jugo de ajo. Frótalo primero en una parte pequeña de la piel para ver si tu piel es sensible al ajo. Algunas personas presentan sarpullidos al tener contacto con el ajo fresco. El sarpullido no es peligroso, pero puede ser irritante.

Si tienes este problema, puedes usar el remedio, pero es posible que el sarpullido persista. Si lo haces, deja el ajo triturado únicamente durante una hora cada vez. También es posible que te lleve más tiempo deshacerte de la verruga.

Un estudio en el que se trataron con ajo las verrugas en los niños reveló que el 100 % de las verrugas se eliminaron sin causar efectos secundarios significativos, además de las quejas del mal olor y un caso de irritación leve en la piel. Otro estudio usó un extracto lípido o de grasa de ajo en las verrugas y en los callos. Se estudiaron 42 pacientes de diversas edades y se tuvo una recuperación del 100 % de los pacientes que padecían de verrugas.
Se cree que el componente antiviral principal del ajo, una sustancia conocida como alicina, es la sustancia química que actúa sobre las verrugas, pero se han llevado a cabo pocas investigaciones para fundamentar esta afirmación.[1][2]

Prepara el área. Antes de aplicarte el ajo, debes desinfectar y secar el área de tu piel donde está la verruga. Lávate las manos y el área de la verruga. Usa agua tibia y jabón. Seca el área con una toalla de algodón.
Lava con agua caliente y jabón cualquier tela que haya tenido contacto con la verruga. También puedes aplicar lejía a las toallas para asegurarte de eliminar cualquier virus de la verruga.[3]

Aplica el ajo. Toma un diente de ajo y tritúralo con la parte plana de un cuchillo. También puedes cortar un diente de ajo por la mitad. Frota el área con el ajo triturado o con el borde cortado del diente de ajo para que el jugo penetre.[4]

Enrolla el área. Coloca el ajo triturado directamente sobre la verruga. Cubre el ajo y la verruga con una venda o con un trozo de cinta multipropósito si prefieres. Evita colocar el ajo en la piel que no esté afectada.
Asegúrate de no tener ningún corte o herida abierta en el área. El ajo puede quemarte, y el virus de la verruga puede esparcirse en el área.[5]

Repite el tratamiento. El tratamiento no funciona de la noche a la mañana. Es necesario que repitas el proceso todos los días. Vuelve a lavar y a secar la herida. Aplícate un ajo fresco triturado o cortado en la verruga. Cubre la verruga con el ajo fresco y enrolla siempre la herida con una venda limpia.
También puedes usar cinta americana para enrollar la herida. Esto te ayudará a mantenerla seca. Sin embargo, esto puede irritar otras áreas de la piel.

Repite el remedio de ajo todos los días durante al menos 3 o 4 semanas.
La mayoría de las personas empezará a ver que la verruga se vuelve cada vez más pequeña dentro de 6 o 7 días. Es posible que luzca arrugada después de retirar la venda y enjuagar el ajo. También lucirá más pálida que antes.
Si no ves ninguna mejoría, consulta con el médico para ver si sucede algo más.

Lima el exceso de piel. Puedes usar una lima de cartón para limar la piel de la verruga. Sostén el área de la verruga sobre el lavabo. Humedece la verruga. Usa el lado más áspero de la lima y frota con suavidad la parte superior y los lados de la verruga. Luego, voltea la lima hacia el lado más liso. Repite lo que hiciste con el lado áspero. Enjuaga el área, lávala y vuelve a aplicar el ajo triturado.

No la frotes con tanta fuerza como para sacarte sangre. También debes tener cuidado de no tocar con la lima la piel que no esté afectada.
Para tratar una verruga plantar, mantén los pies sobre la bañera o sobre un recipiente de plástico pequeño.
Asegúrate de lavar la piel infectada que hayas frotado. Lava todo en el lavabo o en la bañera, ya que no querrás volver a infectarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *